Sábado 30 de enero de este 2023, me despierto con la noticia que el Gobierno de los Estados Unidos aprueba enviar 150 millones de dólares en municiones para el ejército israelí.

Existe un Tratado sobre el Comercio de Armas, que dice que su artículo 6 que ningún Estado podrá transferir armas a otros cuando esté vigente una resolución de embargo de armas o si en el momento de la autorización tiene conocimiento de que las armas podrían utilizarse para cometer acciones contra los derechos humanos.

No obstante, Estados Unidos, como China o Rusia, no han ratificado dicho tratado, lo que les exime de su cumplimiento. Estos países, miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, usan esta organización de acuerdo con sus intereses, vulneran o no aceptan sus resoluciones, o no ratifican tratados según les interese. Conviene recordar que estas tres potencias, junto con Francia, están entre las mayores exportadoras mundiales de armas.

Los países que, como España, sí han ratificado el Tratado sobre el Comercio de Armas deberían estar muy atentos a que se cumpla lo estipulado sobre la venta a países que no cumplan con el mencionado artículo 6 de dicho tratado.

Resulta decepcionante que durante la presidencia estadounidense de Joe Biden no se haya modificado la política exterior de Estados Unidos con relación a Oriente Medio, muy en particular con el conflicto palestino-israelí. El señor Biden ha continuado en la línea de apoyo incondicional a Israel, cuyo gobierno actual ha acentuado la política represiva contra los palestinos, que puede considerarse contraria a los derechos humanos de la población palestina.

La Administración Biden no secunda la petición mayoritaria de la Asamblea General de la Naciones Unidas que pide tajantemente un alto el fuego en Gaza, prefiere seguir proporcionando millonarias cantidades de armamento para que se siga masacrando a los palestinos.

La clave de del cese de todo este (presunto) genocidio contra los palestinos la tienen: en primer lugar el gobierno ultraconservador de Israel, presidido por el señor Netanjahu; en segundo lugar, la Administración norteamericana, ajena a la masacre por su apoyo armamentístico a Israel, por no condenar su desproporcionada respuesta, y por no secundar las resoluciones de Naciones Unidas en favor de un alto el fuego en Gaza; y en tercer lugar, una parte de la Comunidad Internacional (principalmente las democracias europeas) por no actuar más contundentemente contra el Gobierno Israelí, como sí lo han hecho contra otros en ocasiones similares.

La excusa de la actividad terrorista de Hamás, condenada también por la mayor parte de la Comunidad Internacional, ha quedado eclipsada por la enorme desproporción con la que Israel actúa contra la población palestina inocente de Gaza y Cisjordania. Seguramente, ahora se incrementarán los odios y posiblemente habrá más atentados terroristas. Ya lo advirtió António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas cuando argumentó que el atentado terrorista de Hamás, el 7 de octubre de 2023, fue precedido de tantos años de represión a los palestinos.

El futuro es incierto e inquietante, no solo por la tragedia en Gaza sino por la posibilidad de que el conflicto se extienda a todo Oriente Medio. La solución pasa por el alto el fuego y la mesa de negociaciones para considerar la convivencia de Israel con sus vecinos y el Estado Palestino, tal y como se consideró en 1947.

Proporcionar más armas no hará sino cronificar o extender el conflicto. No se ha aprendido de la reciente lección en Ucrania, o ¿es que proveer de más armas a Ucrania ha acabado con la guerra? ¿No hubiera sido mejor para ucranianos, rusos y el resto del mundo establecer negociaciones para cesar la guerra?

Comienza en breve el 2024, pero los intereses de unos pocos beneficiados nos siguen llevando a la locura de la guerra.

A pesar de todo, no perdemos la esperanza y seguimos trabajando para la paz.

Feliz y en paz 2024

Javier Jiménez Olmos

30 de enero de 2023

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies